Internet, tecnología punta que beneficia al sector económico

La informática ha sido durante mucho tiempo uno de los elementos que mayor beneficio ha aportado a la sociedad, y parece ser que aún hoy en día sigue dando sorpresas de calidad. Inclusive en sectores que,  poco o nada profesionalizados, consiguen destacar por encima de su comercio homólogo en físico, como es el caso que hoy nos ocupa: la economía y las finanzas.

De todos es sabido que la gran crisis económica que azotó a gran cantidad de países desde su aparición en el año 2008 ha generado una muchos problemas y sufrimiento económico a gran cantidad de familias o personas, las cuáles veían cómo perdían sus empleos (y por ende, su método de ingresos principal) y no tenían posibilidad ninguna de hacer frente a los pagos. Para más inri, el miedo a que no pudieran tampoco resarcirse de todas sus deudas, llevó a las distintas entidades bancarias a no conceder préstamos a la gran mayoría de sus clientes, lo que causó una imposibilidad inmediata por parte de estos de poder recurrir a los métodos financieros más típicos, como lo son los préstamos bancarios, para poder hacerse con una cantidad determinada de dinero determinada de cara a poder hacer frente a dichas deudas en lo que volvía a normalizarse el mercado, o simplemente encontraban otro trabajo.

Esta situación tan urgente llevó a los ciudadanos a buscar nuevas alternativas, y fue precisamente el medio online el que les dió amparo, con multitud de empresas dispuestas a aprobar los préstamos urgentes solicitados por los internautas, que a su vez se veían aliviados por una serie de ventajas que les hacía mucho más sencilla la concesión del mismo.

VENTAJAS DE SOLICITAR UN CRÉDITO POR INTERNET

Mayor rapidez de concesión: Tanto la rapidez a la hora de aceptar y gestionar los trámites pertinentes, como la entrega de dinero era y es (aún sigue siendo un medio eficiente de financiamiento muy solicitado) inmediata. Además, el conocer si tu solicitud había sido aprobada o no es cuestión prácticamente de horas, por lo que no existían largos tiempos de espera e incertidumbre.

Menor cantidad de peros y complicaciones: El papeleo legal necesario a presentar es mucho menor si lo comparas con el medio físico, y todos los requisitos que te pide el banco sólamente para aceptar a trámite tu solicitud. Al pedir un préstamo vía online, tan sólo hacía falta un documento de identidad oficial, y un comprobante de pago.

Plazos y cuotas en las que solventar la deuda: Contrariamente a lo que también sucede en las entidades bancarias y financieras físicas, los plazos de entrega son mucho más holgados para los préstamos online, y eso lo notan los bolsillos de los deudores, quienes agradecen las facilidades tanto en los plazos de entrega, como en la cantidad de las cuotas estipuladas en dichos créditos.

 

La mayoría de estas ventajas están pensadas para microcréditos: cantidades no superiores a los quinientos euros. Para otro tipo de préstamos con respecto a cantidades más grandes de dinero siguen siendo muy flexibles, pero la concesión implica un nivel mayor de requisitos, ya que son grandes sumas de dinero las cuáles estas empresas financieras no pueden correr el riesgo de perder.

 

About The Author

Related posts